Only Lovers Left Alive

 

 

Imagen

 

 

Crítica

 

Es la primera vez que veo un film del cineasta independiente Jim jammurch, y  ya es parte de mi lista de considerados mejores. Only lovers left alive, es una exquisitez. Agradable a la vista; al oído, y al idilio incompresible de un cuidadoso espectador de obras vampirescas. Primero que nada, ha dado justo en el blanco del declive de mi cordura al poner a semejante cast en esta obra de arte tan bien conseguida. Es fiel a lo que uno espera de una película de vampiros, y no pudieron ser más atinados hablando de todo lo que me encanta de una película indie: las locaciones, el ambiente, la caracterización: sencilla y creíble. Absolutamente todo era bien degustable; y ¡ese soundtrack! ¡Dios mío de mi vida! y sobre todo el detallito de que fuera un vampiro músico, allí encerrado con sus perezas, pero con sus instrumentos; vaya cuando ha tocado ese violín, Hiddleston como siempre a la altura, dándolo todo, y haciéndome estremecer como solo él. Es que de veras me hace sentir tantas pasiones; sus ojos: su piel pálida; su pelo largo y negro; sus manos; su voz: levemente gruesa y firme, que si no la vez subtitulada, la gracia se fue de ti.   Y qué decir de Tilda, que con aquella singularidad, pone en modo on lo excéntrico y lo no habido; simplemente haz un plano de su rostro (que por cierto no envejece) y verás a una criatura feérica volviéndose a ti. Y ni hablar de Anton Yelchin, que desde que lo vi en Charlie Bartlett (una peli de adolescentes con un tópico bastante controversial) me dije para mis adentros, este chico sí que tiene talento; luego lo vi en la nueva versión de fright night, y para mí fue esta muy buena a pesar de las malas críticas, me fascinó el hecho de que se alimentara el terror y la experiencia de los vampiros  por encima de la sensualidad y la fantasía sobrevalorada con que tienden a relatarse estas últimamente, me hizo recordar la saga de blade; ósea que para Yelchin este vendría siendo su segundo film de vampiros. Y para no hacerlo más largo, jamás esperé ver a john hurt aparecerse por estos lares,  pues porque desde el inicio ya estaba extasiada con el cast que veía, cuando lo he visto me he dicho: solo esto faltaba. Por último me queda decir, que ojala el amor entre zombies (humanos)  fuera como el amor de un vampiro hacia a otro; ese fuego de ese amor es cegador y huele a la distancia. Una fantasía que ni con mil años de por medio un humano podría traer a la realidad; es pura fatalidad lo que se encuentra de amores en todos los tiempos. Y no soy una pesimista del romance, es solo que me llora el alma, saber que solo un vampiro puede amar así. Todo el argumento proyecta a unos vampiros con todo el espectro mismo de sus creencias, más no de sus mitos. Sabiduría, longevidad, destreza y pasión a nivel incomprendible. Pero, ¿Qué hace una creatura tan fascinante y enjuiciada, viviendo en una época tan desproporcionada como esta: con tan poca gracia y llena de banalidad? La historia bien entendida profundiza en el ser humano de maneras aleatorias y muy significativas. Te llevan a creer en que nada da marcha atrás a nuestra inminente destrucción y eventualmente la de su propia especie.